Crónica 2ª Edición Winterfest, Barcelona, 30/1/16

Cae la noche en Barcelona. Son las 19.00 horas, y en las escaleras para acceder a la Sala Razzmatazz III, hay una cola kilométrica de melenas, cuernos, pinchos y chupas de cuero. Al ver la cantidad de gente que había esperando para entrar, y con el cartel de SOLD OUT, se podía llegar a la conclusión de que la noche iba a ser todo un éxito. La parte negativa de todo esto se la llevaron aquellos que aparecieron sin entrada, ya que las treinta que guardó  la organización para venderlas en taquilla, volaron en cuestión de segundos. También hay que añadir que el acceso, por motivos desconocidos, fue un tanto lento, que junto con la puntualidad con la que empezó el festival, provocó que parte de la gente se perdiera el primer grupo. ¡Había media hora de cola!

Una vez dentro, el ambiente que se respiraba era festivo, y con ganas de pasar una noche de viking, en compañía de buenas bandas locales. Le cerveza y el hidromiel, protagonistas en esta clase de eventos, no podían faltar. Así como también los pequeños stands de merchandising, que pese al espacio limitado de la sala, formaron parte de esta noche.

El festival comenzó con unos jovencísimos Balheim. Naturales de Barcelona y resurgidos de las cenizas de Kältheim, aterrizan en Razzmatazz con su folk metal algo pirata y el entusiasmo que caracteriza a las bandas noveles. Samuel, Marc, Francesc, Sergi, Jordi y Eric empiezan con su instrumental Eternal Winter.

12657354_955086687873069_5712863678165036862_o

A primera vista, y lo primero que llama la atención, es el keytar, el cual vemos, pero nos cuesta apreciar ya que siempre es difícil ecualizar cierto tipo de instrumentos. Normalmente, los primeros grupos son los encargados de calentar motores en cuanto a ecualizaciones y a un público poco animado, y esta vez no iba a ser una excepción. Continuaron con The Sound of the shadows y Despite the chains.

12633754_955086577873080_4480596217928852304_o

Cuando el público comienza a reaccionar, los de Barcelona van poco a poco sintiéndose más cómodos en el escenario, y aunque el sonido no está de su parte en ciertas ocasiones,  no les faltan ganas ni entusiasmo. The inn of the Drunken Huntsman y Under the black sails, ponen ese toque pirata que se comenta al principio, lo que arranca algunos headbangins de un público cada vez más receptivo.

Terminan su recital con The dance of the eternal fire y The Summoning (Vikings), dejando patente que, ánimo y energía no les falta, y pese a que llevan menos tiempo que el resto de bandas de la noche, prometen dar mucha caña.

12642776_955086454539759_4847022363993318241_n

Esperamos con ganas su primer CD. ¡No les perderemos de vista!

Seguidamente, y con la sala a reventar de gente, aparecen en escena los barceloneses Rose Avalon. Con su symphonic folk metal y la voz potente de Rose, arrancan aplausos desde el principio, con su canción From the darkness. Con este tema se puede apreciar la gran calidad de los de Barcelona.

12651117_955086457873092_3028617755033673847_n

Sonido compacto, armónico, con teclados muy bien integrados. La voz se caracterizaba por tener un corte sinfónico, que nos recuerda a grupos como Nightwish o Epica, por los toques algo folkies. Prosiguen con Courage & pain, canción en favor de los derechos de los animales. Con Earth y su comienzo acústico, apreciamos con más claridad la guitarra y bajo de Oscar y Jordi, perfectamente acompañados con los teclados de Sergio, y lo que personalmente más me gustó, la batería de Albert. Este instrumento, a diferencia de muchas otras salas, se aprecia con claridad y buena calidad.

Empty hearth y su comienzo más cañero, arranca headbangins entre el público. El contraste de la voz de Rose con los guturales de Sergio, le da a esta canción un enfoque más majestuoso que consigue que la gente se deshaga en aplausos y vítores.

My northern star y Capio Mea fides, ponen punto y final a esta actuación de diez. Tras la presentación de la banda, y la foto final con el público, se despiden entre aplausos y gritos. Una gran actuación, sin duda.

A continuación, la organización, tal y como prometió, comienza con los sorteos de botellas de hidromiel. Y efectivamente… ¡No hubo suerte esta vez!

Mientras la sala se va vaciando y llenando periódicamente, llegan los locales Frozen Shield, los cuales parecen tener pequeños problemas técnicos antes de empezar. Esto provoca que la gente se disperse ligeramente y la sala esté algo más vacía al inicio. No obstante, en cuanto los primeros acordes de Inia resuenan en Razzmatazz, la sala vuelve a ponerse de bote en bote.

12622427_955087794539625_6505679326971273614_o

Con estética viking, sobretodo Xavi ataviado en una capa de pelo con capucha, aparecen en el escenario y uno a uno van ocupando sus puestos. Ya en la primera canción, tanto la banda como el público, se deja llevar por el Epic Viking de los barceloneses, y los teclados, bajo atronador y guitarras pesadas, una de ellas de siete cuerdas, provocan los primeros mini-mosh de la noche y hedbangings continuos.

A diferencia del resto de bandas, que suelen hacerlo tirando hacia el final, deciden presentar a la banda nada más empezar. Así van enlazando una canción con otra, casi sin darnos tiempo a pestañear, lo cual mantiene al público sin parar de moverse. Con Vikinng March y Voice of the ride dejan patente la caña que meten en directo. Tras esto hacen un pequeño parón para cambiar diametralmente, y sorprendernos, con una versión de la conocida canción Bailando de Enrique Iglesias. Issac se coloca unas gafas doradas y comienzan a sonar los acordes de la canción. Cuanto menos es sorprendente, pero cuando Xavi comienza a cantar con guturales al más puro estilo viking, la gente comienza a corear, saltar y gritar al ritmo de la canción.

12593680_955088004539604_6624227623076461768_o

Finalizan con Green Beards, y Path to Oblivion, arrancando el primer Wall of death de la noche. En general, una muy buena actuación, puesta en escena respetable, un buen sonido y ¡con ganas de volver a verlos en directo!

12513587_955087811206290_5668481023509556646_o

Tras la foto final con el público, la organización continúa con los sorteos y… ¡De nuevo nada!

Llegando casi al final de la noche aparece el penúltimo grupo en escena, los castellonenses Lépoka, que llegan para presentarnos su nuevo CD “Beersekers”.  Lo primero que llama la atención es lo pequeño que se les queda el escenario, y es que, son nada más y nada menos que siete miembros: Dani a la voz, Zarach a los vientos, Samu al violín, Popez a la guitarra, Juan a la guitarra, Zaph al bajo y Jaume a la batería.

12640410_955088144539590_960638268526913258_o

Inician con Samhain, un tema que define muy bien el estilo que poseen, y las influencias que los caracterizan, sin perder la fuerza de las guitarras pesadas. El público estuvo con ellos desde el minuto uno y, si hay algo que caracteriza a los de Castellón, es que llevan la fiesta en las venas y eso se percibe. No pararon ni un segundo y pese al espacio reducido del que disponían se les veía muy cómodos en el escenario, especialmente, a Samu y Zarach que no pararon de saltar y jalear al público.

12658002_955089137872824_3637484921582600312_o

Este contestaba con mosh, saltos y headbangings casi constantes. Con el siguiente tema, Dani pide que alcen sus copas y brinden con ellos al ritmo de Skal!. Aquí la gaita toma protagonismo y la fiesta va creciendo por momentos. El sonido, teniendo en cuenta la variedad de instrumentos que hay sobre el escenario, sonaba bastante limpio y armonizado.

Los temas se van sucediendo y la fiesta no decae en ningún momento. Ignis deorum, Beersekers o Vox Populi son algunos de ellos, a cuál más cañero. Sin duda, el recorrido de este grupo, y las tablas que poseen, se notan sobre el escenario. Cerraron un concierto de sobresaliente alto con Carta a María y Chupito, llevándose la ovación y el reconocimiento del público. Sin duda, si tenéis oportunidad de verlos en vuestra ciudad, ¡más que recomendados!

12525366_955088751206196_1133098036848705323_o

De nuevo, la organización realiza el último sorteo de la noche con más hidromiel y un lote de cuernos, y nada… ¡Tampoco esta vez!

Llegamos al final de la noche y aparecen sobre el escenario los consagrados barceloneses Northland. Llegados a este punto no necesitan ni presentación: están en su territorio, tienen al público entregado y ellos lo saben. Por ello, ¡lo dan todo sobre las tablas!

12633566_955090361206035_2553048393045916300_o

Temazos como Fury´s Unleashed y Northland, provocan saltos, hedabanging y mosh sin parar por parte del público y ellos, más que cómodos, entregados a su público y disfrutando de lo lindo. Hasta el momento, he tenido la suerte de verlos en varias ocasiones y puedo decir, sin miedo a equivocarme, que hasta la fecha es uno de los mejores conciertos que vi de ellos. En cuanto a sonido, entrega y feeling con el público.

Casi sin pausa, siguen con las épicas Together we die y Where the heroes die. He de reconocer que, por un momento, temí que la sala se viniera abajo con tanto mosh, gente saltando y trallazos sobre el escenario. Después, y como viene siendo habitual, Pau pidió a la organización una botella de hidromiel. La abre, y tras brindar con el público y darle un buen trago, la fue pasando para que todos en la sala pudieran probarla y disfrutar con ellos al ritmo de Old town´s Inn.  Hay que destacar que, mientras se pasaban la botella de hidromiel entre ellos, de fondo sonaba la canción de la taberna de Star Wars… ¡Todo un acierto!

12418882_955089837872754_2400358992538432886_o

When natures awakes e Immortal forest song sonaron atronadoras, y la encargada de poner el broche final fue Revenge. Tras el baño de masas, gritos, aplausos y foto final con el público, los barceloneses abandonaron el escenario, no sin antes agradecer a la organización y los allí presentes por esta fantástica noche.

12615140_955089841206087_1730015066950733306_o

Sin duda, fue una noche redonda en muchos aspectos. Puntualidad, sonido bastante limpio, organización y grupos. ¡Esperamos impacientes la tercera edición del Winterfest del año que viene!

Para finalizar, quiero darle las gracias a mi compañero Andrés Rodriguez Haro, de la plataforma DarkheavenESP, por las fotos y haber colaborado con él para realizar esta crónica. No dejéis de visitar su blog: https://darkheavenesp.wordpress.com/

Publicado el 8 febrero, 2016 en Crónica y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: