REVIEW: HELIX NEBULA – “The Last Lights Of a Dying Universe”

HELIX NEBULA es una banda de Death Melódico de Madrid, formada por Mike Vera (vocalista), Rubén Vera (guitarra), Alberto Baeza (guitarra), Héctor Cobo (bajista) y Daniel García (batería).

Desde la propia banda nos llega éste disco, SORPRENDENTE puede ser la palabra que lo define, y a lo largo de la review podréis averiguar el por qué. Para los seguidores de la banda, como ya sabéis tienen un EP y una demo que datan de 2013,  y recientemente han sacado su primer gran trabajo “The Last Lights of a Dying Universe´´(2016). En este LP contiene once temas con una duración aproximada de 50 minutos, en él dejan bien claro que no quieren ceñirse a un solo estilo, aunque les denominemos tan sólo como death melódico, ya que realmente navegan a buenos niveles entre los diferentes estilos del metal extremo. Por ello, considero que este disco y sus composiciones sean algo que uno debe escuchar y saborear detenidamente.

Primeramente, nos encontramos una portada bastante peculiar, un dragón azul, con ojos blancos y boca terrorífica, destruye todo aquello que encuentra por su paso con una especie de llamarada azulada. Seguramente, que nada más ver la portada, crees que te encontrarás el típico grupo de power metal que habla de dragones y mazmorras…Pues no, tanto la furia como las ganas de destruir tus tímpanos se ven reflejados en cada una de las canciones, y si lees detenidamente sus letras, verás como nos hablan de una espectacular invasión de los dragones.

w9oosrp

El CD empieza con una misteriosa introducción que nos habla de los búsqueda de los dragones, que pretenden encontrar a los que romperán el equilibrio del Cosmos. pero, si búsqueda ceso tras encontrar a los humanos y, con los que, combatirán hasta la muerte.  Este fragmento parece haber sido extraído de un anime, sinceramente.

La segunda canción God is God, empieza con un riff apagado muy tranquilo que seguidamente sin corte alguno empieza la caña, es decir mezclan aspectos melódicos, pinceladas oscuras y lo rematan con un carácter progresivo. Las guitarras se doblan el sonido, tiene una rítmica muy cañera y en donde además incorporan el teclado otorgándole  una importancia en su sonido y resultado final.

Soul Reaver el tercer corte del disco nos adentra con un sintetizador y una melodía llamativa de guitarra. El riff de guitarra tiene parones continuos y la batería le da pequeños golpes de campana muy llamativos que hacen pegar muy bien a la canción. Mientras sigue la melodía, escuchamos una voz diciendo “Now Mankind can live in peace. Light followed darkness and eventually, they ascend to Heaven

El cuarto tema titulado Night Angel empieza con un riff muy peculiar y el otro guitarra hace unos armónicos bastante buenos. Pasando un poco la canción hay una parte muy cañera y específica de la canción seguido de un solo bien elaborado.

When The Demons Awake inicia con unos acordes largos y  procede a una parte con más movimiento y acción. Tiene cortes progresivos muy bien hechos que continua con el solo de la canción.

Down of War es un tema que la intro se basa en la voz de una mujer muy recordada a Amy Lee (Evanescence). La canción es completamente un himno, y que mejor que una mujer para comenzarlo,  como representante de la libertad y el deseo de luchar por la esperanza. Dejando esto atrás, el tamborileo se pone en primer plano y da comienzo la acción. Es una canción muy pegadiza que combina muy bien la voz gutural y la voz lírica de una mujer, sinceramente recuerda a grandes grupos como Battlelore.

La canción instrumental se la lleva Interlude, un tema mágico y peculiar. De hecho, el sonido recuerda al corazón y posiblemente del propio dragón, el cual oímos rugir al final.

El octavo corte, Son of Antares tiene un inicio de guitarra muy cañero con alguna pincelada al Groove Metal. La batería corta esa parte y seguido empiezan los demás instrumentos. Esta canción mayoritariamente predomina notas muy agudas.

La canción con algún armónico es Black Flames of Chaos, concuerda muy bien el gutural con las guitarras. El solo es corto y tiene parte en que las guitarras se doblan.

La décima canción se titula Shadows in Darkness. La intro recuerda a típicos riff de Black, también cabe destacar que tienen el gusto de combinar partes con la voz lírica de la canción anterior.

El último tema The Lost Lights of a Dying Univers que da título al disco y la más larga en cuanto a duración, alrededor de 10 minutos. Empieza con la voz sin gutural y un ritmo muy peculiar en el Heavy Metal. El solo tiene muchas tonalidades y cambios muy buenos.

Definitivamente, un gran disco y una gran banda de nuestro querido panorama nacional del Metal Extremo. Por tanto, si eres amante de los sonidos extremos…no les pierdas de vista. Yo tendré la ocasión de verles este sábado, día 18 de febrero, en el concierto de Necrophobic.

 

 

untitled

 

Publicado el 16 febrero, 2017 en Críticas de discos y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: